ANÁLISIS DE LA IDD

DESCARGATE LA DIRECTIVA (UE) 2016/97 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO DE 20 DE ENERO DE 2016 SOBRE LA DISTRIBUCIÓN DE SEGUROS


¿Qué es la IDD?

La nueva Directiva de Distribución de Seguros. IDD es la Directiva de Distribución de Seguros del Parlamento Europeo y del Consejo. Conocida con las siglas IDD (Insurance Distribution Directive) reemplazará a la actual Directiva de Mediación de Seguros (Directiva 2002/92/CE) ("IMD").

¿Cuándo se empieza a aplicar?

IDD entró en vigor el 23 de febrero de 2016 tras haber sido ya publicada en el Diario Oficial de la Comunidad Europea. Los Estados miembros, entre ellos España, tendremos un plazo de dos años a partir de esa fecha (23 de febrero de 2018) para su transposición al Derecho nacional. Esto nos lleva a que tendrá que estar totalmente integrada en nuestro ordenamiento en febrero de 2018 por lo que hay que crear una nueva Ley de Mediación que recoja todos los preceptos de IDD.

Revisiones de la Directiva

Cinco años después de la entrada en vigor de la Directiva (en 2021), se realizará un reexamen de la misma a fin de tener en cuenta la evolución del mercado, así como los cambios habidos en otros ámbitos del Derecho de la Unión o la experiencia de los Estados miembros en la aplicación del Derecho de la Unión, en particular en lo que atañe a los productos regulados por la Directiva 2003/41/CE del Parlamento Europeo y del Consejo.

A más tardar el 23 de febrero de 2021, la Comisión someterá la Directiva a revisión. La revisión incluirá un estudio general de la aplicación práctica de las normas al amparo de la Directiva, teniendo debidamente en cuenta la evolución de los mercados de productos de inversión minorista, así como la experiencia adquirida en la aplicación práctica de la Directiva y del Reglamento (UE) no 1286/2014 y la Directiva 2014/65/UE.

Objetivos de IDD

El objetivo y objeto principal de la Directiva es aumentar la protección del consumidor y hacerlo armonizando las disposiciones nacionales relativas a la distribución de seguros y reaseguro.

Por otro lado, IDD tiene como objetivo garantizar la igualdad de trato entre los distintos operadores así como garantizar el mismo nivel de protección al consumidor, independientemente del canal que haya elegido para adquirir sus productos de seguros.

Así, con esta nueva Directiva, la Comisión Europea pretende mejorar la regulación de las ventas de seguros, abordando una unificación europea de las diferentes regulaciones de distribución de seguros existentes hasta ahora.
IDD persigue también la coordinación de las disposiciones nacionales que regulan el acceso a las actividades de distribución de seguros y de reaseguros.

Directiva de Mínimos

IDD deja a los Estados miembros la posibilidad de imponer requisitos adicionales en muchas áreas ya que es en sí misma una directiva de armonización mínima, de tal manera que los Estados pueden aumentar (endurecer) su contenido en la trasposición que diseñen para cada país siempre que sea para proteger a los clientes y sólo cuando tales disposiciones sean compatibles con el Derecho de la Unión, incluida la propia Directiva.

La “Distribución de Seguros”

Una importante novedad que trae IDD es que esta Directiva se aplica a todos los participantes del mercado y es que amplía su ámbito de aplicación a todas las ventas de productos de seguros, y que reconoce la actividad de distribución ya sea llevada a cabo directamente por una compañía de seguros o a través de un intermediario, exigiendo a aquéllas unas condiciones similares en la distribución a las que deben llevar a cabo los mediadores de seguros.
Así, IDD considera que «distribución de seguros» es:

“Toda actividad de asesoramiento, propuesta o realización de trabajo previo a la celebración de un contrato de seguro, de celebración de estos contratos, o de asistencia en la gestión y ejecución de dichos contratos, en particular en caso de siniestro, incluida la aportación de información relativa a uno o varios contratos de seguro de acuerdo con los criterios elegidos por los clientes a través de un sitio web o de otros medios, y la elaboración de una clasificación de productos de seguro, incluidos precios y comparaciones de productos, o un descuento sobre el precio de un contrato de seguro, cuando el cliente pueda celebrar un contrato de seguro directa o indirectamente utilizando un sitio web u otros medios

Novedad: Los Comparadores

Vemos por tanto que en el nuevo concepto de "distribución de seguros" también se incluyen ahora a los Comparadores, entendiendo por tales a los que su actividad consista en proporcionar información sobre uno o varios contratos de seguro a partir de unos criterios seleccionados por el cliente a través de un sitio web o por otro medio de comunicación, o en proporcionar una clasificación de productos de seguro o un descuento sobre el precio del contrato de seguro, cuando el cliente pueda celebrar directa o indirectamente un contrato de seguro al final del proceso.

La Directiva no debe aplicarse a sitios web que, gestionados por autoridades públicas o asociaciones de consumidores, no tengan por objeto la celebración de contrato alguno, sino que se limiten a comparar los productos de seguro disponibles en el mercado.

Supone por tanto una novedad en cuanto a las implicaciones que IDD introduce a los Comparadores (que cumplan los requisitos antes citados) al reconocerlos como “intermediarios” cuando realicen dicha actividad a cambio de una remuneración.

LOS DISTRIBUIDORES DE SEGUROS

En el marco de la "distribución", IDD reconoce y aplica sus reglas para tres tipos de distribuidores (Llamados como "distribuidores de seguros"). Así, IDD determina «distribuidor de seguros» a: todo intermediario de seguros, intermediario de seguros complementarios y a las empresas de seguros.


Los Intermediarios de Seguros

Para IDD «intermediario de seguros» es:
“Toda persona física o jurídica, distinta de una empresa de seguros o de reaseguros y de sus empleados, y distinta asimismo de un intermediario de seguros complementarios, que, a cambio de una remuneración, emprenda o realice una actividad de distribución de seguros”

Los intermediarios de seguros complementarios
Estas son las personas que ejerzan la actividad de distribución de seguros auxiliar, es decir, que aunque lo hacen a cambio de una remuneración, sin embargo su principal actividad profesional no es la distribución de seguros y que sólo distribuyen productos de seguros que son complementarios a sus productos o servicios. (La propia Directiva nombra como ejemplos de esto a las agencias de viajes y las empresas de alquiler de automóviles, a menos que reúnan las condiciones para ser objeto de exención)

IDD considera «intermediario de seguros complementarios» a:
“Toda persona física o jurídica, distinta de una entidad de crédito o de una empresa de inversión que, a cambio de una remuneración, emprenda o realice una actividad de distribución de seguros con carácter complementario, siempre y cuando concurran todas las condiciones siguientes:
a) La actividad profesional principal de dicha persona física o jurídica es distinta de la de distribución de seguros;
b) La persona física o jurídica solo distribuye determinados productos de seguro que son complementarios de un bien o servicio;
c) Los productos de seguro en cuestión no ofrecen cobertura de seguro de vida o de responsabilidad civil, salvo cuando tal cobertura sea complementaria del bien o servicio suministrado por el intermediario en su actividad profesional principal

Las empresas de seguros

(Esto es un cambio fundamental respecto a la IMD, que sólo cubría las ventas intermediadas).
Y es que IDD reconoce que las empresas de seguros que vendan productos de seguro directamente deben estar comprendidas en el ámbito de aplicación de la Directiva en condiciones similares a las de los agentes y corredores de seguros.

Exenciones.

Actividades que no se consideran "distribución de seguros" y personas que no se consideran “distribuidores de seguros”
IDD no se aplicará en los siguientes casos:
A) Las actividades de información prestadas con carácter accesorio en el contexto de otra actividad profesional:
i) Si el proveedor no efectúa ninguna acción adicional para ayudar a celebrar o a ejecutar un contrato de seguro.
ii) Si la finalidad de esa actividad no consiste en ayudar al cliente en la celebración o ejecución de algún contrato de reaseguro;
B) Las actividades meramente de presentación consistentes en proporcionar información sobre posibles tomadores a los intermediarios o empresas de seguros o reaseguros, o información sobre los productos de seguro o reaseguro o sobre una empresa o un intermediario de seguros o reaseguros a posibles tomadores.
• A las personas que ejerzan otra actividad profesional, tales como expertos fiscales, contables o abogados, que asesoren en materia de seguros de forma accesoria en el marco de esta otra actividad profesional, ni a quienes faciliten simple información de carácter general sobre los productos de seguro, siempre que dicha actividad no tenga como objetivo ayudar al cliente a celebrar o a ejecutar un contrato de seguro o de reaseguro.
• A quienes gestionen de forma profesional los siniestros en nombre de una empresa de seguros o de reaseguros, o efectúen actividades de peritaje y de liquidación de siniestros.
• A las personas que ejerzan la distribución de seguros como actividad auxiliar cuando la prima no exceda de un determinado importe y los riesgos asegurados estén limitados. Tales seguros pueden ser complementarios de un bien o servicio, también en relación con el riesgo de no utilización de un servicio cuyo uso esté previsto en un determinado momento, como un viaje en tren o un abono de gimnasio o de temporada teatral, y otros riesgos vinculados con un viaje, como la cancelación de este o la pérdida del equipaje.

En concreto la Directiva no se aplica a los intermediarios de seguros complementarios que ejercen actividades de distribución de seguros cuando concurran todas las circunstancias siguientes:

a) Que el seguro sea complementario del bien o del servicio suministrado por algún proveedor, cuando dicho seguro cubra:

i) El riesgo de avería, pérdida o daño del bien o la no utilización del servicio suministrado por dicho proveedor, o

ii) Los daños al equipaje o la pérdida de este y demás riesgos relacionados con el viaje contratado con dicho proveedor;

b) Que el prorrateo anual del importe de la prima abonada por el producto de seguro no supere los 600 EUR;

c) No obstante lo dispuesto en la letra b), cuando el seguro sea complementario de uno de los servicios a que se refiere la letra a) y la duración de dicho servicio sea inferior o igual a tres meses, y que el importe de la prima abonada por persona no supere los 200 EUR.

Ahora bien, los Estados miembros garantizarán que, cuando la actividad de distribución se ejerza a través de un intermediario de seguros complementarios que esté exento de la aplicación de la Directiva, la empresa de seguros o el intermediario de seguros deberá garantizar lo siguiente:

a) Que el cliente disponga, antes de la celebración del contrato, de la información relativa a su identidad y dirección, así como a los procedimientos a que se refiere el artículo 14 y conforme a los cuales los clientes y otras partes interesadas pueden presentar quejas;

b) Que se hayan establecido mecanismos adecuados y proporcionados para cumplir lo dispuesto en los artículos 17 y 24 y para tener en cuenta las exigencias y necesidades del cliente antes de proponerle un contrato;

c) Que el documento de información sobre el producto de seguro, a que se refiere el artículo 20, apartado 5, se haya facilitado al cliente antes de la celebración del contrato.

Requisitos profesionales y buena reputación

Para que los intermediarios de seguros puedan ejercer su actividad de distribuidores de seguros deberán estar registrados por la autoridad competente (del estado miembro de origen es decir en el que residan para las personas físicas y donde esté ubicado su domicilio social para las personas jurídicas). Esta inscripción deberá ser realizada por el organismo supervisor en un plazo de tres meses desde la solicitud de la misma.

Debe destacarse igualmente que aquellos empleados de entidades aseguradoras que realicen la actividad complementaria de intermediarios de seguros no tendrán la obligación de registrarse al estar ya registradas sus entidades aseguradoras o reaseguradoras. Pero IDD requiere que los intermediarios de seguros, así como los empleados de los mediadores de seguros y empresas de seguros deban gozar de buena reputación (no tener antecedentes penales, o cualquier otro equivalente nacional, en relación con determinados delitos como los delitos contemplados en la legislación en materia de servicios financieros, los delitos contra la honestidad, los delitos de fraude, los delitos financieros y cualesquiera otros delitos contemplados por el Derecho de sociedades o la legislación en materia de quiebra e insolvencia salvo que, de conformidad con lo previsto en el Derecho nacional, hayan sido rehabilitados.

Formación

Se exige que se cumplan los requisitos en materia de formación y desarrollo profesional permanente, al objeto de mantener un grado de eficacia adecuado que corresponda a la función que realizan y al mercado en cuestión a:
• Los intermediarios de seguros y reaseguros,
• Los empleados de las empresas de seguros y reaseguros
• Los empleados de los intermediarios de seguros y reaseguros

Esta obligación NO se exigirá a todas las personas físicas que trabajen en una empresa de seguros o reaseguros o un intermediario de seguros o reaseguros y que ejerzan una actividad de distribución de seguros o reaseguros, SÍ a una proporción relevante de personas, en el seno de la dirección de dichas empresas, responsables de la distribución de los productos de seguros y de reaseguros.
En cuanto a la formación, los conocimientos profesionales de los intermediarios e intermediarios de seguros complementarios y de los empleados de empresas de seguros y reaseguros deben estar en consonancia con el nivel de complejidad de esas actividades. Debe exigirse que los intermediarios de seguros complementarios conozcan las condiciones de las pólizas que distribuyen así como, en su caso, las normas para tramitar siniestros y quejas.

Formación mínima

Todas estas personas deberán tener por lo menos, 15 horas de formación o desarrollo profesional al año, teniendo en cuenta el carácter de los productos vendidos, el tipo de distribuidor, la función que desempeñan y la actividad realizada en el seno del distribuidor de seguros o reaseguros. Todo esto se puede demostrar mediante la obtención de un certificado. Respecto de los intermediarios de seguros y de las empresas de seguros que vendan productos de inversión basados en seguros a clientes minoristas o les asesoren sobre ellos, deberán poseer un nivel adecuado de conocimientos y competencia con respecto a los productos ofrecidos dada la creciente complejidad y la innovación constante en el diseño de productos de inversión basados en seguros.

Seguro de RC y garantía financiera

Los intermediarios de seguros y reaseguros deberán disponer de un seguro de responsabilidad civil profesional que cubra todo el territorio de la Unión, o de cualquier otra garantía comparable para las responsabilidades que pudieran surgir por negligencia profesional, de al menos 1.250.000 EUR por siniestro y, en total, 1.850.000 EUR para todos los siniestros correspondientes a un determinado año,(*) a menos que tal seguro o garantía comparable ya esté cubierto por la empresa de seguros o reaseguros u otra empresa en cuyo nombre actúe el intermediario de seguros o de reaseguros, o por la cual el intermediario de seguros o de reaseguros esté facultado para actuar, o la empresa en cuestión asuma plena responsabilidad por los actos del intermediario.

(*) Revisiones:

La primera revisión se efectuará a más tardar el 31 de diciembre de 2017, y se realizarán revisiones sucesivas cada cinco años a partir de tal fecha. La revisión se hará en función de la variación en porcentaje del índice a que se refiere el párrafo primero del presente apartado entre el 1 de enero de 2013 y el 31 de diciembre de 2017, o entre la última fecha de revisión y la nueva fecha de revisión, redondeándolos al múltiplo de 10 EUR más próximo.

En caso de cobro de cantidades por parte del intermediario habrá que adoptar una o varias de las formas siguientes:
a) Disposiciones establecidas por ley o mediante contrato y con arreglo a las cuales los importes abonados por el cliente al intermediario se considerarán abonados a la empresa, mientras que los importes abonados por la empresa al intermediario no se considerarán abonados al cliente hasta que este los reciba efectivamente;
b) El requisito de que el intermediario dispongan de una capacidad financiera que deberá en todo momento ascender al 4 % del total de las primas anuales percibidas, sin que pueda ser inferior a 18.750 EUR;
c) El requisito de que los fondos pertenecientes a clientes sean transferidos a través de cuentas de clientes completamente separadas y de que los importes consignados en dichas cuentas no se utilicen para reembolsar a otros acreedores en caso de quiebra;
d) El requisito de establecer un fondo de garantía.

Libertad de ejercicio en toda la UE: “Pasaporte Único”

El registro en sus Estados miembros de origen permitirá a los intermediarios de seguros, reaseguros y seguros complementarios ejercer sus actividades en otros Estados miembros en virtud de los principios de libertad de establecimiento y de libre prestación de servicios, siempre y cuando se hayan seguido unos procedimientos de notificación adecuados entre las autoridades competentes.
Habrá a disposición del público un registro electrónico único e información sobre las normas de interés general de todos los Estados miembros que sean aplicables a la actividad de distribución de seguros y de reaseguros.

LOS REQUISITOS DE INFORMACIÓN Y CONFLICTOS DE INTERÉS

Los distribuidores están sujetos a un deber general de “actuar con honestidad, imparcialidad y profesionalidad”, en el mejor interés de sus clientes. Más específicamente (pero con exclusión de las actividades de distribución en relación con seguros de grandes riesgos), IDD impone los siguientes requisitos a las empresas

Remuneración

La remuneración basada en objetivos de ventas no debe constituir un incentivo para recomendar un producto determinado a los clientes.
A tal efecto, los distribuidores de seguros no podrán ser remunerados ni evaluar el rendimiento de sus empleados de un modo que entre en conflicto con su obligación de actuar en el mejor interés de sus clientes.
En particular, un distribuidor de seguros no establecerá ningún sistema de remuneración, de objetivos de ventas o de otra índole que pueda constituir un incentivo para que este o sus empleados recomienden un determinado producto de seguro a un cliente si el distribuidor de seguros puede ofrecer un producto diferente que se ajuste mejor a las necesidades del cliente.

La redacción de IDD se opone a cualquier disposición de la remuneración que podría incentivar la venta de un determinado producto a un cliente (Ya que a lo mejor otro producto diferente es el que más se adapta a las necesidades del cliente)

Todos los intermediarios de seguros deberán informar previamente a los clientes sobre la naturaleza de su remuneración, aunque no del importe de la misma”.

INFORMACIÓN A FACILITAR AL CLIENTE

La transparencia, las comisiones y la divulgación. Los clientes deben disponer de antemano de información clara sobre la condición en que actúan las personas que venden productos de seguro y sobre el tipo de remuneración que reciben. Tal información ha de facilitarse al cliente en la fase precontractual. La finalidad es dar a conocer la relación entre la empresa de seguros y el intermediario, en su caso, y el tipo de remuneración del intermediario. Las empresas de seguros que vendan directamente a los clientes, en lugar de a través de intermediarios, están también obligadas a facilitar a los clientes información sobre la naturaleza de la remuneración que reciben sus empleados por la venta de productos de seguro.

Información general que deberá proporcionar el intermediario de seguros o la empresa de seguros
Con suficiente antelación antes de la celebración de un contrato de seguro, los intermediarios de seguros proporcionen a los clientes la información siguiente:
i) su identidad y dirección, así como su condición de intermediario de seguros,
ii) si ofrecen asesoramiento en relación con los productos de seguro vendidos,
iii) los procedimientos contemplados en el artículo 14 que permitan a los consumidores y otras partes interesadas presentar quejas sobre los intermediarios de seguros y sobre los procedimientos de resolución extrajudicial contemplados en el artículo 15,
iv) el registro en el que esté inscrito y los medios para comprobar esa inscripción, y
v) si el intermediario representa al cliente o actúa en nombre y por cuenta de la empresa de seguros

Conflictos de intereses

1. Con suficiente antelación antes de celebrarse un contrato de seguro, los intermediarios de seguros proporcionen al cliente, como mínimo, la información siguiente:
a) si poseen una participación directa o indirecta del 10 % o superior de los derechos de voto o del capital en una empresa de seguros determinada;
b) si una empresa de seguros determinada o una empresa matriz de dicha empresa posee una participación directa o indirecta del 10 % o superior de los derechos de voto o del capital del intermediario de seguros;
c) por lo que se refiere al contrato ofrecido o sobre el cual se ha asesorado, si:
i) facilitan asesoramiento basándose en un análisis objetivo y personal,
ii) están contractualmente obligados a realizar actividades de distribución de seguros exclusivamente con una o varias empresas de seguros, en cuyo caso deberán informar de los nombres de dichas empresas de seguros, o bien
iii) no están contractualmente obligados a realizar actividades de distribución de seguros exclusivamente con una o varias empresas de seguros y no facilitan asesoramiento basándose en un análisis objetivo y personal, en cuyo caso deberán informar de los nombres de las empresas de seguros con las que puedan realizar, o de hecho realicen, actividades de seguros;
d) la naturaleza de la remuneración recibida en relación con el contrato de seguro;
e) si, en relación con el contrato de seguro, trabajan:
i) a cambio de un honorario, esto es, la remuneración la abona directamente el cliente,
ii) a cambio de una comisión de algún tipo, esto es, la remuneración está incluida en la prima de seguro,
iii) a cambio de cualquier otro tipo de remuneración, incluida cualquier posible ventaja económica ofrecida u otorgada en relación con el contrato de seguro, o
iv) sobre la base de una combinación de cualquiera de los tipos de remuneración especificados en los incisos i), ii) y iii).
2. Cuando el cliente deba abonar directamente el honorario, el intermediario de seguros informará al cliente del importe de dicho honorario o, cuando ello no sea posible, el método para calcularlo.
3. Si con posterioridad a la celebración del contrato, el cliente efectúa, en virtud del contrato de seguro, algún pago distinto de las primas periódicas y los pagos previstos, el intermediario de seguros facilitará también la información a que se refiere el presente artículo en relación con cada uno de esos pagos.
4. Los Estados miembros garantizarán que, con suficiente antelación antes de celebrarse un contrato de seguro, las empresas de seguros comuniquen al cliente el carácter de la remuneración recibida por sus empleados en relación con el contrato de seguro.
5. Si con posterioridad a la celebración del contrato, el cliente efectúa algún pago en virtud del contrato de seguro distinto de las primas periódicas y los pagos previstos, la empresa de seguros facilitará también la información a que se refiere el presente artículo en relación con cada uno de esos pagos.

TIPOS DE VENTAS: VENTA INFORMADA y VENTA ASESORADA

La distribución del seguro podrá hacerse como “venta informada” al cliente, aportando una información objetiva sobre lo solicitado o una “venta asesorada” en la que el intermediario deberá realizar su recomendación concreta como profesional.

Venta Informada

Las “ventas informadas” son cuando se ofrece al cliente información objetiva y coherente con lo que ha solicitado el cliente. En este caso, el mediador es un mero ejecutante de la voluntad del cliente que solicita un determinado producto y sólo debe saber temas personales y profesionales del cliente.
Son las “ventas sin asesoramiento”. Deben ir siempre acompañadas de un test para identificar las exigencias y necesidades del cliente a fin de poder ofrecerle un producto de seguro coherente con las mismas.

Venta Asesorada

Son las que van acompañadas de una “recomendación personalizada”. Y es que IDD define «asesoramiento» como: “La recomendación personal hecha a un cliente, a petición de este o a iniciativa del distribuidor de seguros, respecto de uno o más contratos de seguro”.

Si se facilita asesoramiento antes de la venta de un producto de seguro, además de la obligación de especificar las exigencias y necesidades del cliente, debe facilitarse al cliente una recomendación personalizada en la que se explique por qué un producto concreto satisface mejor sus necesidades en materia de seguros. Es cuando el intermediario debe realizar su recomendación concreta como profesional y en el caso del mediador realizar un análisis objetivo de lo que él cree que son las ofertas más adecuadas para el cliente.

Se considera que hay asesoramiento sobre la base de un análisis objetivo y personal cuando se ha analizado un número suficiente de contratos de seguros disponibles en el mercado para que pueda hacer una recomendación personal de acuerdo con sus criterios profesionales y las necesidades y particularidades del cliente en cuestión.
Cuando haya asesoramiento deben examinarse adecuadamente los siguientes elementos, entre otros: las necesidades del cliente, el número de proveedores en el mercado, la cuota de mercado de dichos proveedores, el número de productos de seguro pertinentes disponible por parte de cada proveedor y las características de dichos productos.

Por tanto, además de informar del producto que pide el cliente se le asesora y recomienda sobre los productos que mejor se adaptan a sus necesidades, y donde el mediador debe tener en cuenta aspectos patrimoniales y financieros del cliente, así como su tolerancia al riesgo en los casos de productos de inversión.

Nota informativa previa

Otro de los aspectos que se debe tener en cuenta es que -previo a la celebración de un contrato de seguros- el distribuidor deberá facilitar por escrito al cliente una NOTA INFORMATIVA (Artículo 20.7) en la que se deberá destacar la clase de seguro que se formaliza, sus coberturas, los medios de pago y su dirección, las principales exclusiones, las obligaciones al comienzo, durante y a la finalización del contrato, la duración de dicho contrato y los medios para resolver los conflictos del mismo.

Esta información debe ser facilitada siempre en soporte de papel (*), de forma clara y precisa, comprensible para el cliente; y en una lengua oficial del Estado miembro en el que se sitúe el riesgo o del Estado miembro del compromiso o en cualquier otra lengua acordada por las partes, y de forma gratuita.

(*) No obstante, en lugar del papel, puede facilitarse bien a través de un soporte duradero distinto del papel, cuando el uso del soporte duradero resulte adecuado en el contexto de las operaciones que tengan lugar entre el distribuidor de seguros y el cliente, o bien cuando el cliente haya podido optar entre información en papel o en un soporte duradero, y haya elegido este último soporte o bien a través de un sitio web, cuando facilitar esa información a través de un sitio web resulte adecuado en el contexto de las operaciones que tengan lugar entre el distribuidor de seguros y el cliente; que el cliente haya aceptado que esa información se facilite a través de un sitio web; que se haya notificado al cliente electrónicamente la dirección del sitio web y el lugar del sitio web en el que puede consultarse esa información; o que se garantice que esa información seguirá figurando en el sitio web durante el tiempo que razonablemente necesite el cliente para consultarla.

(La DGSFP está trabajando en la nota técnica relativa a la información que debe contener este documento)
No será necesario exigir que se facilite esta información cuando el consumidor desee contratar un seguro o reaseguro de grandes riesgos comerciales e industriales o cuando se trate de un cliente profesional con arreglo a la definición contemplada en la Directiva 2014/65/UE.

En caso de Ventas por Teléfono

En caso de venta por teléfono, la información facilitada al cliente por el distribuidor de seguro antes de celebrarse el contrato, incluido el documento de información sobre el producto de seguro, se comunicará de acuerdo con las normas de la Unión aplicables a la prestación a distancia de servicios financieros a los consumidores.
Además, incluso cuando el cliente haya decidido obtener información previamente por un soporte duradero distinto del papel de conformidad con el apartado 4, el distribuidor de seguro facilitará la información al cliente con arreglo a los apartados 1 o 2 inmediatamente después de celebrarse el contrato de seguro.

Ventas cruzadas

Cuando un producto de seguro se ofrezca conjuntamente con servicios o productos auxiliares distintos de los seguros como parte de UN PAQUETE O DEL MISMO ACUERDO, el distribuidor de seguros informará al cliente de si los distintos componentes pueden adquirirse separadamente, y, en tal caso, ofrecerá una descripción adecuada de los diferentes componentes del acuerdo o paquete y facilitará aparte justificantes de los costes y gastos de cada componente.
En tales las circunstancias y si el riesgo o la cobertura de seguro resultantes de dicho ACUERDO O PAQUETE ofrecido a un cliente son diferentes de los asociados a los componentes considerados por separado, el distribuidor de seguros facilitará una descripción adecuada de los diferentes componentes del acuerdo o paquete y del modo en que la interacción entre ellos modifica el riesgo o la cobertura de seguro.

Con carácter general, el producto de Seguro debe ser el producto principal, salvo cuando sea auxiliar a un bien o servicio que no sea de seguros, como parte de un paquete o del mismo acuerdo. En dicho caso, el distribuidor de seguros ofrecerá al cliente la posibilidad de adquirir el bien o servicio por separado salvo el producto de seguro sea complementario de un servicio o actividad de inversión en el sentido del artículo 4, apartado 1, punto 2, de la Directiva 2014/65/UE, un contrato de crédito en el sentido del artículo 4, punto 3, de la Directiva 2014/17/UE del Parlamento Europeo y del Consejo (1), o una cuenta de pago en el sentido del artículo 2, punto 3, de la Directiva 2014/92/UE del Parlamento Europeo y del Consejo (2).

Colectivos o “Seguros de Grupo”

IDD no contiene una regulación específica en relación con los contratos de seguro colectivos. IDD no menciona los colectivos en la definición de "intermediario de seguros" o "distribuidor de seguro". Sin embargo, en la cláusula 49 de la IDD se aclara que, en el caso de seguros de grupo, debe entenderse por «cliente» el representante del grupo que celebre un contrato de seguro en nombre de dicho grupo cuando cada uno de los miembros por separado no pueda tomar una decisión de adhesión a título individual, como ocurre con los regímenes obligatorios de pensiones laborales.

Una vez realizada la adhesión de un miembro determinado al seguro de grupo, el representante del grupo debe facilitarle cuanto antes, en su caso, el documento de información sobre el producto de seguro y la información sobre las normas de conducta del distribuidor.

Publicidad

Toda la información relativa al ámbito de la Directiva, incluidas las comunicaciones publicitarias, dirigidas por los distribuidores de seguros a los clientes o posibles clientes deberá ser precisa, clara y no engañosa. Las comunicaciones publicitarias serán claramente identificables como tales.


SISTEMAS EXTRAJUDICIALES DE SOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Los Estados miembros velarán por que se establezcan, con arreglo a los actos legislativos aplicables de la Unión y al Derecho nacional, procedimientos extrajudiciales adecuados, efectivos, imparciales e independientes de reclamación y recurso para la resolución de litigios entre los distribuidores de seguros y los clientes, en relación con los derechos y obligaciones derivados de la Directiva, utilizando, si procede, organismos ya existentes.

Los Estados miembros garantizarán que tales procedimientos sean de aplicación a los distribuidores de seguros contra los cuales se hayan iniciado los procedimientos, y que las competencias del organismo pertinente los incluyan efectivamente.
La finalidad de estos procedimientos extrajudiciales de reclamación y recurso debe ser dirimir de forma más rápida y menos onerosa los litigios entre los distribuidores de seguros y los clientes.

Sanciones

Las sanciones administrativas y penales a determinar y demás medidas establecidas por los Estados miembros deben reunir ciertos requisitos esenciales por lo que se refiere a los destinatarios, los criterios a la hora de aplicarlas y la publicación.

Las sanciones administrativas serán principalmente pecuniarias.